Siempre huyendo, siempre huyendo.

El mundo es una gran tormenta con el ojo siempre encima. 

Pocos escuchan realmente. Pocos ven lo que nosotros vemos. 

El agua se oscurece de cenizas calcinadas, negras cuán carbón. 

Siempre huyendo…

Las respuestas se desvanecen, el fuego las devora. 

Gente amada, gente odiada, van y vienen.

Amigos de carne y hueso. Amigos de papel y tinta. 

Amigos desconocidos. 

Siempre huyendo…

Amarrar el pelo, limpiar los lentes, morderse el labio. 

Fuego inagotable, con el ojo siempre abierto. 

Siempre huyendo.

El blanco y el negro se vuelven gris, 

Viejos amores jamás regresarán. 

Siempre huyendo. 

Pues es todo lo que queda.

Traición. 

Siempre huyendo. 

Incendio. 

Siempre huyendo. 

Asesinato. 

Siempre huyendo…

Pero siempre, siempre leyendo, amando, aprendiendo y buscando.
– Adrian Ollé Laprune

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s